Mi Metodo

CARMEN SÁNCHEZ RODRÍGUEZ

EXPERTA EN PSICOTERAPIA BREVE
Y EN EVALUACIÓN Y PSICODIAGNÓSTICO

En mis inicios, mi formación se ha basado en el método cognitivo- conductual.

Posteriormente, he ampliado mis conocimientos dirigiéndome hacia un modelo basado en la Psicoterapia Breve, un modelo de trabajo eficiente del que me considero muy orgullosa de haberme formado por lo eficiente que es y los cambios tan significativos que se obtienen con él, a través de este modelo se profundiza en las distintas problemáticas produciendo cambios necesarios y perdurables en el tiempo, en función de la problemática se establecerán un número limitado de sesiones con el consiguiente ahorro de tiempo y de dinero que esto supone.

¿En que consiste la Psicoterapia breve?

La Psicoterapia Breve se configura como un modelo integrador que se centra en como las experiencias vitales pasadas afectan y condicionan nuestra manera de percibir, sentir, pensar y actuar en el presente. Se apoya en descubrimientos científicos de la biología de la mente, lo que nos permite conocer y entender cómo se conforma nuestro psiquismo, tanto consciente como inconsciente, a partir de las redes neuronales que se van creando como consecuencia de nuestras vivencias. Esto nos permite la creación de tratamiento mucho más eficaces, ya que abordamos los problemas emocionales y/o conductuales desde su origen.

La Psicoterapia Breve, aunque tiene una base psicodinámica gracias al incremento de las investigaciones científicas ha ido incorporando aportaciones de diferentes paradigmas adquiriendo una base más integradora.

Desde Psiqueactiva, acogemos y empleamos técnicas y procedimientos de distintas corrientes psicológicas, todas ellas con demostrada eficacia clínica, para ofrecerte una atención personalizada y de la más alta calidad.

El objetivo fundamental de la Psicoterapia Breve es ir más allá de la reducción o desaparición de los síntomas con los que el paciente viene a consulta, sino que pretende provocar cambios estables y duraderos en su manera de actuar, pensar y sentir que le permitan afrontar las situaciones de una manera más adaptativa, consiguiendo un equilibrio emocional.